Mandrinaje en 3 pasos para conseguir un buje nuevo

El desgaste de los casquillos y bulones hace que las articulaciones de las máquinas cojan holgura. Cuando el buje, es decir, el agujero del brazo o chasis donde va montado el casquillo tiene ‘juego’, la holgura puede ir a mayores y producirse una rotura.

En estos casos, hay dos formas de hacer la reparación:

1.    Rectificar el buje y hacer el ‘agujero’ más grande cogiendo como referencia la parte más ovalada, es decir, hacer un casquillo a medida de las nuevas dimensiones.

2.    En lugar de volver a encasquillar, volver a poner el casquillo original del fabricante gracias a un proceso de mandrinaje en 3 pasos:

1.    Rectificar el buje para hacerlo más grande hasta la medida ovalada.

2.    Rellenar con soldadura de calidad que dure.

3.    Pulir a la medida original.

Dejar el agujero más grande debilita las paredes donde va el buje y se modifica la estructura original diseñada por el fabricante por lo que, a la larga, se puede debilitar esta parte de la máquina y romperse. Por eso, aunque la primera opción es más económica y abarata costes, en Cervisimag recomendamos a nuestros clientes siempre la segunda porque un buen trabajo de mandrinado deja el buje casi como nuevo, sin apenas notarse que ha sido reparado.

Llevamos a cabo este tipo de trabajos desde hace más de 20 años y somos de los pocos talleres que realizamos todo el proceso con las máximas garantías.

Información que puede ser de su interés:

- La lubricación automática mejora el rendimiento de la maquinaria

- MCI: Mantenimiento Cervisimag Integral

- Mantenimiento correctivo (reparaciones)

 

 

 

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información