El Reciclaje de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) en números

En España, las familias consumen 567 millones de kilos anuales de nuevos aparatos eléctricos y electrónicos. Según datos de Ecolec, fundación que trabaja por su recuperación y reciclaje, se estima que deberían reciclarse unos 369 millones de kilos cada año.

En 2010, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) señalaba que en el mundo se generan 40 millones de toneladas de basura electrónica al año y que el volumen de la chatarra electrónica crece entre un 16% y un 28% cada cinco años, el triple que la basura domiciliaria. En la próxima década, países como India y China aumentarán en un 500% la basura generada sólo por los ordenadores en desuso.

Los aparatos eléctricos y electrónicos son cada vez más numerosos en nuestras vidas: grandes y pequeños electrodomésticos, equipos de informática y telecomunicaciones, aparatos electrónicos de consumo, de alumbrado, herramientas eléctricas o electrónicas, juguetes y equipos deportivos, de tiempo libre, etc.

Al final de su vida útil, estos aparatos han de ser tratados mediante un proceso que ofrezca garantías para recuperar los componentes aprovechables y tratar adecuadamente los potencialmente peligrosos.

Como puede verse en las siguientes tablas, los componentes principales de los RAEE varían significativamente según el tipo de aparato. Por eso, antes de desmontar, triturar, cortar, prensar... deben extraerse todos los componentes y sustancias que pueden suponer un riesgo ambiental o sanitario. 

 

 

Información que puede ser de su interés...

- La tecnología de reciclaje MeWa reduce costes

- Reciclaje de materiales con MeWa

- Se generarían 4.700 puestos de trabajo si se mejorase la gestión de los RAEE

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información